Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión.” (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 1213)

 

Con ocasión de la Fiesta del Bautismo del Señor, los niños que este año recibirán por primera vez la Comunión, realizaron el pasado martes 17 de enero, la renovación de las promesas bautismales que sus padres y padrinos hicieron en su día por ellos.

Los niños entraron en la capilla acompañados por sus catequistas y portando en sus manos la vela de su bautismo y su nombre, que posteriormente ofrecieron como símbolo del compromiso que iban a adquirir. Cuando recibieron este sacramento, sus padres y padrinos hicieron en su nombre profesión de fe y renuncia al pecado. En esta ocasión, ellos mismos renovaron las promesas de su bautismo, afirmando que querían ser “Cristianos de verdad”

Concluyó la celebración con la bendición final, en la que se pidió al Señor para que los niños sean cada día mejores cristianos y que con la fuerza del Espíritu Santo cumplan sus promesas, y con una canción dedicada a su familia.