El Papa nos pide a todos que durante este mes de noviembre recemos por la paz. En el mensaje nos dice:

“Todos queremos la paz. Y, más que nadie, los que sufren por su ausencia. 

Recordemos que Jesús también vivió en tiempos de violencia. Y Él nos enseñó que la verdadera paz está en el corazón humano. Podemos hablar con palabras espléndidas, hacer una gran conferencia, pero si en nuestro corazón no hay paz, no la habrá en el mundo. Practiquemos esta paz en lo pequeño, con el diálogo guiando las relaciones personales y sociales.

Con cero violencia y 100 por ciento ternura, construyamos la paz evangélica que no excluye a nadie, sino que integra a todos, especialmente a los jóvenes y los niños.

Recemos juntos para que el lenguaje del corazón y del diálogo prevalezca siempre sobre el lenguaje de las armas.”

Destacado: