Pentecostés

Es Pentecostés  y se renueva en nosotros la venida del Espíritu Santo.

Dios, nos envió su Espíritu para iluminarnos en la oscuridad, para reconfortarnos en el cansancio, y para que sintamos en nuestro día a día la paz que sólo Jesús nos puede dar.

En el Domingo de Pentecostés la Iglesia , a través de su liturgia, nos recuerda que el Espíritu Santo sigue actuando y hace que la Iglesia avance y crezca.

En este Domingo en el que celebramos la venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia, le pedimos a Dios que:

«no dejes de realizar hoy, en el corazón de tus fieles, aquellas mismas maravillas que obraste a comienzos de la predicación evangélica» (Oración colecta de la misa del Domingo de Pentecostés).

Porque con fe proclamamos que:

El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia;

El Espíritu Santo infunde en el conocimiento de Dios a todos los pueblos;

El Espíritu Santo congrega en la confesión de una misma fe a todos los que el pecado ha dividido.

Él se hace presente cada día en nuestros colegios, para que nuestra misión evangelizadora continúe, tal  y como lo hizo en María Ana, para así podamos conocer más el amor de Dios.

¡Compártelo!

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
Fundación Ana Mogas

Fundación Ana Mogas

Relacionado

Otras entradas